¿Detecta vibración al manejar, el auto desvía si larga el volante o no responde cuando entra en la curva?

Si la respuesta es si a estas preguntas, entonces su vehículo tiene un problema y necesita solución.

Debe revisar las llantas (neumáticos), los sistemas de dirección y suspensión para determinar la causa y corregirla para devolverle la estabilidad a su vehículo.

Si no soluciona el problema, provocará un desgaste excesivo en las llantas y la suspensión, y lo más crítico es que pondrá en peligro su integridad y la de sus acompañantes.

La alineación mantiene la estabilidad del vehículo y prolonga la vida de sus llantas/neumáticos.

¿Cuándo alinear las ruedas del vehículo?

  • Cuando se reemplazan las llantas con otras nuevas.
  • Cuando las llantas tienen un desgaste irregular.
  • Cuando se efectúa un mantenimiento en el sistema de dirección o suspensión.
  • Cuando el vehículo no va en línea recta si larga el volante.
  • Después de un choque con otro vehículo, con un cordón o bache.
  • Cuando el vehículo muestra síntomas de mala alineación.
  • Después de 20,000 km de haber efectuado la última alineación o 1 vez al año.
¿En qué consiste la alineación?
En que las llantas trabajen en forma paralela unas de otras y que rueden en el ángulo correcto.

Cada vehículo tiene sus propios ángulos. Estos ángulos dependen del peso sobre cada una de las llantas delanteras y traseras, diseño y resistencia de muelles, espirales o barras de torque y otros factores.

Un equipo computarizado determina con láser sus ángulos para que se corrija, ajustando varios puntos o aumentando cuñas o calzas para compensar los desgastes y daños ocasionados por caminos accidentados. Hay tres medidas y ajustes que se hace para una alineación completa:

Avance (Castor) a veces llamado ángulo de castor. El ángulo de avance es la inclinación de una línea imaginaria del eje donde rota la rueda. Típicamente esto inclina para la parte trasera del auto (avance negativo). El ángulo de avance negativo crea fuerza que resulta en lo siguiente:
  • Retorna las ruedas automáticamente a la posición céntrica para que el auto vaya recto después de la curva.
  • Hace de que el vehículo vaya más recto con mayor control.
  • Ayuda a reducir el aumento de caída de la rueda en las curvas para ayudar a maximizar la tracción de la llanta.
Vehículos diseñados para el asfalto y la ciudad normalmente tienen el Avance levemente negativo para facilitar lineas rectas y la corrección después de girar por la esquina. Vehículos diseñados para uso fuera de carretera (4x4) típicamente tienen el Avance neutral o levemente positivo para poder subir sobre baches y caminos desiguales con mayor control.

Cuando el avance es muy negativo, el auto tiende a entrar en todos los baches y seguir todos los lugares bajos en el camino.

Caída (Camber), La caída es la inclinación de las ruedas de una posición vertical. Esto puede ser positiva o negativa:
  • Caída positiva: Mirando el auto del frente, las partes superiores de las llantas están más distantes que las partes inferiores. O sea, mirando de frente, las llantas forman una "V". Esta condición no es muy frecuente.
  • Caída negativa: Mirando el auto del frente, las partes superiores de las llantas están más cercanas que las partes inferiores. Esta condición es muy común.
Caída negativa reduce el control del auto, haciendo doblar las llantas en curvas en lugar de agarrarse. El diseño típico es para una caída recta o levemente positiva.

Convergencia (Toe), a veces llamado Divergencia: La convergencia es la diferencia entre la parte delantera de una llanta y la parte trasera de la misma. Si las llantas están apuntando para adentro, el auto tendrá mayor sobreviraje, mientras apuntando para afuera, tiene menos control y mayor desgaste. Para manejar en lineas rectas, esto debería ser casi cero de diferencia. Cuando se maneja mucho en curvas, se apunta un poco para adentro.

La convergencia normalmente es regulado en las ruedas delanteras, pero existen condiciones donde el vehículo sale de escuadra y las llantas traseras no quedan paralelas al chasis. Ciertos vehículos tienen ajustes de esta condición, mientras otros necesitan estirar el chasis con gatas hidráulicas para devolverle el escuadro.

El vehículo con su dirección correctamente alineada tendrá su volante centrado y recto, pasará por el mismo arco cuando gira a la derecha o la izquierda, y mostrará control en las curvas sin roncear (mientras la velocidad y la aceleración sean razonables). Además provee mayor vida útil a las llantas, juntas homocinéticas, cremallera, rodamientos, crucetas, muñones, bujes, amortiguadores y demás del tren de rodado.

Un vehículo está alineado cuando todos los componentes de la suspensión y la dirección (conjunto de llantas y volante) funcionan correctamente.

Síntomas de mala alineación en el vehículo:
  • Desgaste irregular de los neumáticos, mostrando desgaste excesivo en una banda extrema.
  • Sensación extraña en la dirección. El volante se siente más duro de lo normal o el vehículo gira más fácil hacia un lado que al otro.
  • En línea recta el volante no se encuentra en posición correcta, es decir el vehículo va recto pero el volante está girado a un lado.
  • El vehículo se carga hacia un lado mientras maneja.
  • Aparece una vibración a cierta velocidad, pero se desaparece al ir más lento o más rápido.
  • El vehículo está descuadrado, es decir, las llantas delanteras apuntan en una dirección y las traseras en otra.
  • El vehículo demuestra sobreviraje o subviraje.
¿Cómo se manifiesta el sobreviraje y el subviraje?
  • El sobreviraje es un desvío del eje trasero superior con respecto al eje delantero. El vehículo parece girar más de lo que se le ha solicitado. Las llantas agarran fuertemente y su vehículo tiende a entrar mucho en la curva, derrapando las llantas traseras en un arco mayor.
  • El subviraje es un desvío del eje delantero superior con respecto al eje trasero. El vehículo quiere continuar recto mientras que usted ha girado las ruedas. Las llantas delanteras pierden tracción, saliendo en un arco mayor y su vehículo tiende a salir de la curva.

BENEFICIOS
:
Tener las llantas balanceadas y el vehículo alineado es importante para la durabilidad de la llanta, para el desempeño del vehículo y la seguridad sus ocupantes.

Se deben balancear las llantas para evitar la vibración y causar la fatiga al conductor.

La alineación reduce el desgaste de las llantas, la suspensión y la dirección del vehículo.

COSTO:
El costo de mantener llantas balanceadas y debidamente alineadas se compensa ampliamente con un mayor kilometraje sin problemas, un mejor desempeño del vehículo, comodidad y seguridad del conductor y acompañantes.

RECOMENDACIÓN:
Deben re-balancearse a la primera señal de vibración o zigzagueo, y por lo menos una vez al año, sin excepción.

También es importante observar las presiones correctas en cada llanta. Hay muchos autos donde la presión de llantas en el eje que lleva el motor tiene que ser de 10 a 12 psi mayor que el otro eje. Hay que revisar la etiqueta en la puerta del auto para la presión correcta.

Si quiere una tabla de referencia de alineación en pdf, clic aquí.