Un mecánico general o un especialista ¿Cuál debemos buscar?
Por Richard Widman
Un problema común que enfrentamos es cómo encontrar o solucionar algún problema en nuestro vehículo o equipo. Hay muchos recursos y muchos “expertos”, pero ¿cual es la mejor solución? Constantemente encontramos recomendaciones equivocadas por escoger el especialista equivocado.
Este es el Boletín #150 de nuestro programa de Boletines Informativos mensuales. Todos los boletines están disponibles en formato Acrobat pdf en
http://www.widman.biz

Descargar iBooksDescargar KindleDescargar pdf

El Problema
Por definición, el especialista sabe mucho de su área – de su trabajo. Puede tener algo más de conocimientos de otros rubros o especialidades. Por esa razón siempre tenderá a explicar el problema desde el punto de vista de su especialidad y pretenderá dar una solución desde esa óptica.

doctor-operando
Para poner en paralelo algo que nos pasa con nuestro cuerpo: podemos tomar nuestra presión sanguínea y determinar, por internet o las instrucciones que viene con el equipo, que nuestra presión es alta. Buscamos un buen Cardiólogo y hacemos la cita. Él hará algunas preguntas sobre la frecuencia del problema, nuestra opinión de la seriedad del problema, etc. Tal vez preguntará sobre nuestra dieta y adicciones. Hará un sin número de pruebas exóticas o extensas sobre la presión y el corazón en diferentes condiciones. Recomendará remedios para controlar la presión y posiblemente un cambio de dieta. Si no se controla bien, cambiará la dosis, la marca, o el horario de tomar las pastillas. Si el problema persiste, probablemente iremos a otro especialista para recabar otra opinión. Él tal vez cambiara marcas de remedio, dosis, etc. pero tampoco buscará la causa fuera de su área de especialidad o eso ocurrirá en una posibilidad muy baja.

Pero ¿Cuál es la causa raíz del problema de alta presión en nuestro organismo? ¿Qué otros síntomas tenemos? ¿Cuáles son las situaciones que nos hace subir la presión? No debemos asumir que es por edad o dieta sin evaluar todo el cuerpo.

Puede ser un problema de ansiedad, desequilibrio de hormonas, o muchas cosas más. Si vamos a un medico general que mira en su integridad toda la salud, probablemente hace otra clase de preguntas y pruebas. Tal vez nos manda al cardiólogo u otro especialista después de su evaluación, pero escogerá el especialista correcto. Tal vez la causa es ajena y nos receta lo que necesitamos.

Cuando nos duele la garganta, podemos buscar un Otorrinolaringólogo. Él seguramente revisará nuestra garganta para detectar inflamaciones, infecciones, etc. De repente nos manda al laboratorio para determinar la necesidad de antibióticos. Seguramente nos dará algo para la inflamación, es decir cada médico con su especialidad pretenderá explicar el problema que observa.

Pero ¿Cuál es la causa raíz del problema? ¿Cuántos sospecharán de un problema de reflujo y recetarán más estudios para determinar la causa de esa presión en el esófago causado por problemas del estómago? Todo el cuerpo está interconectado.

La mecánica
Lo mismo pasa en la mecánica. Podemos llevar nuestro auto al mejor experto de motores y probablemente nos recomienda rectificar el motor. Eso sabe bien. Y al hacerlo, tal vez resuelve el problema, pero por reparar todo en lugar de identificar el problema que tenemos, lo cual puede ser muy simple. Nos sale mucho más caro, y por no ser especialista en esa marca, tal vez no nota raro alguna pieza adaptada o dañada y lo pone de vuelta. Tengo un auto donde un “experto” recomendó una reparación total más de 10 años atrás. Solo necesitaba cambiar el flujómetro por el correcto. Una reparación del motor, usando el mismo flujómetro, no hubiera hecho nada para solucionar el problema

Hay cadenas de talleres en otros países que se especializan en reparaciones de transmisiones automáticas. A más del 90% de los que entran a consultar sobre algo raro de sus cambios o aceleraciones, les recomiendan reparar la transmisión. De los que entran a nuestro local con problemas de transmisiones automáticas, corregimos los problemas de 80% con un cambio de aceite al aceite correcto y fresco (a veces requiere dos cambios por exceso de descomposición y acumulación de barniz) y casi con el mismo antecedente que no cambiaron en aproximadamente el kilometraje correcto.
Conozco un caso donde un auto tenía serios problemas de encendido. Fue revisado por diferentes “expertos” del sistema de combustible (y piezas cambiadas), electrónica (cambiando bujías y sensores), inyección, y no se que más. Nadie se fijó que la tapa del distribuidor tenía casi 20 años y los contactos estaban bien quemados y picados. Los expertos frecuentemente miran el problema muy de cerca, examinando el árbol en lugar de examinar el bosque para luego ir descartando todas las posibilidades.

Las soluciones
La solución para el problema medico debería empezar con una visita a un medico general que conoce un poco de todo y la interconexión de los órganos, nervios, huesos, etc. Lo ideal es que nos conozca desde muchos años atrás para tener un buen historial. De hecho, muchos planes de seguros de salud solo cubren el especialista si es que fue recomendado por un medico general.

Para un vehículo o equipo, también deberíamos tener a alguien que lo conoce y conoce el historial, las reparaciones, etc. Cuando nosotros entramos en un estudio de causa raíz para algún equipo, siempre empezamos con unas cien preguntas sobre reparaciones hechas en el pasado, condiciones de trabajo, síntomas antes de la falla, etc. Las mejores empresas sacan el “kardex” donde muestran todo lo que se ha hecho desde el primer día. Saben donde y cuando repararon algo o hicieron mantenimiento preventivo, cualquier detalle que puede parecer insignificante es muchas veces el “hilo” conductor de la solución, es por eso que no dejamos pasar nada y anotamos, extraemos documentos, sacamos fotos, etc. para cualquier problema.
diagrama para diagnosis
Cuando compramos un equipo usado, no tenemos nada del historial y tenemos que hacer un diagnostico más completo y después empezar con nuestro “kardex”. En algunos casos tenemos que hacer observaciones para confirmar en el momento o con el tiempo. Con una inspección simple de los neumáticos puede parecer que el auto está bien alineado, pero si esos neumáticos estaban en otro auto, solo podríamos confirmar el alineado manejándolo o llevándolo al taller de alineado.
Acá pretendemos sugerir algunos pasos sencillos que algunos propietarios de autos pueden seguir para poder tener el mejor de los resultados:
  • Escoger un mecánico o una mecánica que tiene muchas especialidades es un aspecto importante. Las concesionarias tienen esta estructura, así el maestro mecánico o el personal de atención requerirá (o al menos así debería hacer) una serie de datos al cliente.
  • El propietario debe esforzar de entregar la mayor de la información. Eso siempre ayudará a determinar de mejor manera el problema y también en menor tiempo. El maestro mecánico inmediatamente realizará un análisis de descarte o comenzará el análisis causa/raíz del problema. Él mejor que nosotros tendrá la capacidad de visualizar el mapa del posible daño o revisión y derivará a quien corresponde. El especialista ya con los antecedentes, lenguaje técnico o diagramas podrá hacer una revisión y análisis primario pero asertivo y puede formular una rápida solución o caminos para resolver el problema. Si el caso es que haciendo los tests no se encuentra la posible solución, entonces se volverá al circuito de búsqueda hasta solucionar el problema.

Adaptaciones
Otro problema que tenemos son los accesorios o adaptaciones que hacemos a nuestros autos. Unas semanas atrás estuve en un taller de chapería. Tuvieron que desarmar la parte delantera de una camioneta del 2014 y soldar el panel que soporta el capó y radiador porque el dueño había hecho poner un mataburros muy pesado. No tomó en cuenta que ese peso es mucho para colgar del frente (ni pensar del peso extra en la dirección y rodamientos).

Otro problema que tenemos es la instalación de luces rompe nieblas o halógenas, o sistemas de alarmas y música. Si no vamos a un taller bueno que sabe del trabajo y tiene experiencia para instalarlos, podemos terminar quemando cables, relés, o el mismo cerebro del motor. Hoy en día esos circuitos son diseñados para un paso de corriente “X”. Los cables son dimensionados para esa carga. En muchos casos la computadora del auto lo monitorea para detectar fallas o la necesidad de mantenimiento preventivo. Ponemos una sobre carga y mandamos información equivocada o quemamos los componentes.

Y el electricista debería ser uno que sabe que no puede pinchar los cables por el aislante para comprobarlos. En cada punto que pincha para revisar, rompe el aislante y empieza a entrar humedad, causando corrosión dentro del cable. El cable corroído tiene mayor resistencia, calienta y reduce la corriente que llega al destino. Esto no causaba muchos problemas en los autos del siglo pasado donde los cables eran más genéricos, salvo casos llevados al límite. Pero con los nuevos cables diseñados para la carga especifica, causa problemas que son muy difíciles de diagnosticar y caros para reparar.

Resumen
En la práctica, cuando nos sentimos mal o tenemos síntomas de problemas que se ve en las noticias, muchos de nosotros tratamos de evitar el “gasto” del medico general y vamos directamente al especialista que recomienda un amigo. Pretendemos ser expertos en auto-diagnosticar y auto-medicar. En algunos de nuestros países se compra antibióticos tan fácil como aceite o carne.
Lo mismo con el vehículo. Cuando sentimos que algo anda mal o deja de funcionar, llamamos a un amigo o buscamos en el internet para determinar dónde puede estar la falla, y escogemos un taller especialista en eso. El problema es que ese especialista asume que venimos sabiendo que el problema es de su rubro, y sabe que puede dejar la parte suya funcionando bien.

Las búsquedas en el internet y charlas con amigos pueden ser útiles para entender lo que dice el mecánico, pero debemos entender que sus respuestas son basadas solamente en la información que hemos comunicado, interpretado como escucharon o leyeron. Lo que uno describe como “sonido fuerte” en nuestro auto, puede ser interpretado de otra forma por otra gente. Tampoco pueden determinar la localización de ese sonido cuando es por internet o descripción. Además, lo que contestan es basado en su experiencia, con su mantenimiento y su combustible.

Todos los días veo recomendaciones equivocadas en los foros. Preferencias u opiniones de personas que creen que entienden el problema y tienen la solución a mano.

En la mayoría de los casos deberíamos buscar un buen taller o el concesionario donde hay gente que entiende de todo el sistema, tienen las herramientas y equipos electrónicos especiales, y los técnicos o especialistas para ejecutar la reparación una vez determinada. Y deberíamos continuar usando el mismo taller. Así sabe que se ha hecho y no tiene que perder tiempo investigando todo.

Widman International SRL contribuye a la capacitación de los ingenieros y usuarios para mejorar su competitividad.  Para mayores informaciones prácticas, visite nuestra página Web:  www.widman.biz

La información de este boletín técnico es de única y completa propiedad de Widman International S.R.L. Su reproducción solo será permitida a través de una solicitud a
info@widman.biz no permitiendo que esta altere sus características ni su totalidad.
Basic Blue theme by ThemeFlood